Guadalajara, Jalisco a 15 de octubre de 2011

Estimado colega:

El día tres de diciembre de 2010, se fundó, y quedó debidamente registrada ante la Secretaría de Gobernación y notariada, La Asociación Mexicana de Trastornos del Movimiento, A. C.

Nos motivó la necesidad de contar con una asociación que permita cohesionar como gremio a los neurólogos orientados en la atención de los movimientos anormales, así como la de facilitar la promoción de la investigación y el estudio de los trastornos del movimiento, entre los neurólogos mexicanos, y médicos afines a esta especialidad; además de establecer vínculos con los colegas del extranjero.

Celebramos que nuestra Asociación haya sido reconocida por La Academia Mexicana de Neurología, y una de las metas fundamentales es la de lograr el reconocimiento e integración a la “The Movement Disorder Society”, lo cual consideramos de importancia capital.

Te invitamos de manera formal a integrarte, a esta prometedora Asociación, que requiere de tu entusiasmo y de la calidad científica que posees, en este caso en cuanto concierne a los movimientos anormales.

Estamos contentos, porque en el marco de la 35 Reunión de la Academia Mexicana de Neurología, celebraremos nuestra Primer Reunión Anual, apoyados con asistencia de distinguidos profesores internacionales y nacionales y un programa científico muy atractivo, con un diseño practico e iterativo, el cual estará enriquecido con numerosos videos de casos clínicos pertinente a cada trastorno del movimiento a tratar, como te darás cuenta al leer el programa y vivir el evento.

Nos despedimos con un cordial saludo y con la gran expectativa de contar con tu presencia, fundamental para el éxito de nuestro encuentro.

Agradecemos en forma muy especial a la Mesa Directiva de la Academia Mexicana de Neurología, presidida por el Dr. Carlos Cuevas García por todo el apoyo que ha brindado a este importante proyecto nacional.

El producto final de este esfuerzo colectivo, deberá de contribuir principalmente a elevar la calidad de vida de nuestros pacientes y sociedad, a quienes nos debemos.



Atentamente
Dr. Francisco Javier Jiménez Gil